Mapa del Sitio

Contacto SJM

Suscríbete a la página

Arica

Juan Antonio Ríos 1100, Arica

+56 582 277004 |arica@sjmchile.org

Antofagasta

Avenida Bonilla 9198, Antofagasta

+5655224171073 | antofagasta@sjmchile.org

Santiago

Lord Cochrane 104, Santiago de Chile.

+56 2 2838 7560 | info@sjmchile.org

Síguenos

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
Logo SJM - Colores_edited.png
Buscar
  • SJM

Ser mujer e inmigrante en Chile: los problemas que enfrenta la población extranjera femenina

El Mercurio.- Vanessa Jn Baptiste, haitiana, es propietaria de una tienda de ropa y trabaja voluntariamente asesorando a mujeres de su país que llegan a Chile con la meta de emprender. "Mi vida aquí ha sido una bendición, y he conocido chilenos que han sido muy amorosos, pero no es la realidad de muchas mujeres de mi país".

Y agrega: "Tengo una compañera que le gritaron negra en la feria y la escupieron, y a muchas de las que se han embarazado les preguntan en el hospital para qué vienen a Chile a parir. ¡Son mujeres casadas con años de matrimonio y trabajo!".

Su testimonio no es una historia aislada. Si bien migrar puede ser sinónimo de calidad de vida, las extranjeras de las colonias más grandes que se han instalado en el país se enfrentan a la discriminación y a los estereotipos. Es lo que arrojan varios informes y estudios locales.

La Asociación de Municipalidades de Chile (Amuch) realizó en 2019 el "Informe de Mujeres Migrantes en Chile: Desafíos y Reflexiones", en el cual se caracterizó a las extranjeras con permanencia definitiva.

El trabajo encontró que el 18,9% de ellas tiene un título universitario (41,4% en el caso de las venezolanas), superando en 3,6 puntos a los hombres inmigrantes.

"Pero también nos dimos cuenta de que si bien tienen un nivel de estudio, esto no se traduce en calidad de vida, porque hay dinámicas que las perjudican", dice Valentín Valdés, investigador de Amuch.


Ser caribeña

El documento arroja que ellas están sometidas a distintos tipos de discriminación y violencia, que son diferentes según sus nacionalidades. Así, las venezolanas, colombianas y haitianas, por ejemplo, sufren "por estereotipo de género respecto al comercio sexual".

Eso, concluye el informe, sumado a "la cosificación de sus cuerpos, son cuestiones que las someten más allá del prejuicio, a un riesgo para su autonomía física".

Patricia Pinto, venezolana que llegó a Chile en 2017, dice haber vivido ese prejuicio. "Varias veces me han preguntado si soy 'caliente o sensual' por ser caribeña", cuenta Pinto, odontóloga. "Como mujer, me siento ofendida por que se me asocie directamente a la sexualidad", cuenta.

En el estudio de Amuch, las migrantes colombianas, haitianas, peruanas y bolivianas declararon sufrir violencia intrafamiliar, mientras que las dos últimas dijeron vivir violencia económica por parte de sus jefes. Las ecuatorianas y haitianas acusaron discriminación racial.

"El informe da cuenta de que el racismo, el machismo y la xenofobia son un problema para la inserción de las mujeres migrantes en Chile", comenta Valdés.

En la misma línea, el "Estudio Exploratorio sobre Autonomías Física y Económica de las Mujeres Migrantes en las regiones Metropolitana, de Tarapacá y de Antofagasta", realizado en 2017 por el Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural (Rimisp), presenta conclusiones similares.

"Las mujeres migrantes tienen mayores niveles de escolaridad que la población chilena; sin embargo, ello no se colige con una inserción laboral de igual o mejor calidad", concluye la investigación.

De hecho, "hay proporcionalmente más mujeres migrantes en situación de extrema pobreza que hombres migrantes en la misma situación", indica.

El mismo trabajo también menciona que "las mujeres migrantes son más discriminadas que los hombres migrantes y que la población chilena en su conjunto".

Según las conclusiones del estudio, esto se agudiza en el caso de ciertos colectivos, como el de las mujeres haitianas y de las colombianas afrodescendientes, "en quienes el color de su piel es un factor adicional de discriminación por parte de la población chilena".

A eso se suma que las mujeres migrantes tienen menor acceso a la cobertura de previsión de salud en comparación con las mujeres chilenas, según reconocen en el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género. Desde esa cartera aseguran que están trabajando para impulsar medidas que faciliten el acceso de las migrantes a servicios públicos.


Racismo

Desde la Secretaría de Mujeres Inmigrantes en Chile, un colectivo formado en 2019, comentan que uno de los principales problemas que enfrentan las extranjeras en el país es el racismo institucional.

"Hay mujeres inmigrantes que son atendidas por una matrona que les dice que odia a los negros en pleno trabajo de parto", comenta una de sus miembros que prefiere no dar su nombre. "Y así muchas otras historias, un problema al que el Gobierno no ha sabido hacerle frente, por ejemplo, a través de campañas en contra del racismo o la discriminación", añade.

Situaciones como esta se añaden al hecho de que llegar al país ya es más difícil para las mujeres que para los hombres, asegura Francisca Vargas, directora de la Clínica Jurídica de Migrantes de la U. Diego Portales, quien realizó un estudio sobre el tema.

"Hemos visto que a muchas se les exigen favores sexuales en medio de la ruta migratoria, algo que muchas están dispuestas a aceptar como costo, y otras que no y son violadas en el camino", explica Vargas.

Una vez aquí, dice la abogada, sus vidas empiezan una especie de "crónica de una muerte anunciada".

"Muchas veces los únicos trabajos que les ofrecen están asociados a la sexualidad, como servir en una schopería con ropa corta; entonces ellas saben que es lo primero a lo que pueden acceder", explica Vargas, para quien la mujer inmigrante en Chile es una especie de fantasma en medio de la sociedad. "Son las que están de últimas en todo y de las que nadie habla".

23,7% de las mujeres colombianas que viven en el norte de Chile declaran ser discriminadas por su color de piel versus el 7,6% de los hombres colombianos que residen en la misma zona, según el estudio del Rimisp.

48,4% de los inmigrantes que viven en Chile son mujeres, según los datos más recientes del INE. Son 605.097 las extranjeras que hoy residen en el territorio nacional.

66,6 millones de mujeres migran por su cuenta con el objetivo de trabajar en todo el mundo. Estas representan aproximadamente la mitad del total de migrantes que hay en la actualidad.

9 vistas