Mario Carrera explica que ya se coordinó el inicio de una investigación por alrededor de 800 armas que figuran como inscritas, pero bajo la modalidad de desaparecidas, hurtadas o robadas.

Dice que no es nuevo en la zona norte, lugar donde el abogado Mario Carrera ya ejerció como persecutor: «Estuve en la provincia de Putre con asiento en Arica, así que conozco las dos provincias más importantes de esta región».

El pasado 18 de enero asumió como nuevo fiscal regional de Arica y Parinacota, y ya estableció las prioridades en una zona marcada por los delitos relacionados con su condición de frontera con otros dos países -Perú y Bolivia-: narcotráfico, trata de personas, contrabando y tráfico de migrantes.

Como una verdadera puerta de entrada y salida de ilícitos, Arica y Parinacota es todo un desafío en materia criminal, reconoce Carrera. Incluso, recién instalado en su puesto ya enfrentó una importante formalización contra un conductor que transportó desde el paso fronterizo de Chungará a ocho personas, dos de ellas menores de edad (1 y 3 años, respectivamente), ocultas en el interior de un contenedor.

«Lo que está haciendo ese conductor, ese transportista, es aprovecharse de la vulnerabilidad de esas personas e ingresarlas al país de manera irregular. Es que las temperaturas de nuestra frontera en la noche son extremas hacia abajo; entonces, poner a una persona en un camión que no está acondicionado para el traslado de pasajeros, en esas condiciones, es efectivamente arriesgar su vida».

-En relación con el tráfico de migrantes y otros delitos, ¿cómo se combate en un triple paso fronterizo?

-Esta es una labor que compete derechamente al Gobierno. Hay un interés, entiendo, de las distintas autoridades por precisamente preservar de mejor manera la frontera. A veces nos perdemos en eso, pero somos uno de los países con la frontera más extensa en el mundo y no es fácil, pero hay que hacer un esfuerzo. Nuestras fronteras no deben permitir pasos no habilitados.

Asegura también que «hay que hacer más en tecnología para poder cubrir de mejor manera esta región. Yo sobrevolé en alguna oportunidad con Carabineros a través del avión vigía y hoy día quizás se pudiese cubrir a través de drones, que nos permitan verificar si hay algún tipo de ingreso, porque captan el calor, entonces pueden efectuar un mejor control».

«Tolerancia cero«

-¿Cuáles son los delitos de la frontera que más le preocupan y qué va a perseguir?

-Todo lo que se refiere a trata de personas con tráfico de drogas, contrabando, tráfico de armas y, evidentemente, también la caza furtiva de especies protegidas.

Y subraya parte de sus prioridades: «Me parece que no se puede estar respondiendo, por ejemplo, el turno de los fiscales, que están bajo esa condición de la misma manera que se hacía hace 20 años, que es cuando surge el Ministerio Público. Creo que tenemos que poner también tecnología en la forma en que se hacen las labores diarias de los distintos fiscales que están a mi cargo».

-¿Y el reproche penal o investigaciones eficientes no son un mejor inhibitorio de la delincuencia?

-Si hay determinados delitos que para nosotros reflejan una importancia creciente en la región, tenemos que tener tolerancia cero respecto de ellos y mandar señales en ese sentido. También es un elemento la política criminal, en que la fiscalía tiene un rol activo’.

Reunión con policías: unir bases de datos

Con el fin de planificar investigaciones, dice que ya tuvo una cita con Carabineros y la PDI. «Ya nos reunimos y lo que ellos necesitan, y esa es mi función, es garantizar mayor coordinación con los fiscales a mi cargo, porque ellos son nuestro brazo operativo, son los que están en terreno, los que nos entregan los insumos. Lo que ellos nos piden es que cuando necesiten alguna solicitud de medidas intrusivas, alguna orden de detención o alguna instrucción concreta, la obtengan rápidamente de los fiscales».

-¿Qué escenario enfrenta en Arica y Parinacota en el tema armas?

-En la reunión con la prefecto de la PDI, se me señaló que se estaba trabajando en un listado de 800 armas. Una de las cosas que coordinamos fue el inicio de una investigación por alrededor de 800 armas que figuran como inscritas, pero bajo la modalidad de desaparecidas, hurtadas o robadas.

Y enfatiza que se trata de un número muy grande para la región. «Vamos a empezar a trabajar ese listado para ver si alguna de ellas es posible determinar si fue utilizada en algún delito o seguir la pista de por qué. Es un número que no deja de llamar la atención. Reitero, son armas que fueron adquiridas legalmente, inscritas, y que las personas han denunciado como desaparecidas», señala.

También concuerda con las fiscalías de Santiago en unir las bases de datos de las policías en cuanto a armas.

Contrabando y rutas delictuales

Otro delito que preocupa a Carrera es el contrabando, no por los hechos delictuales en sí, sino principalmente porque de esa forma se abren nuevas rutas criminales.

«El contrabando acá consiste en gente que compra electrodomésticos, celulares, etcétera, y los llevan a Bolivia», pero advierte que «estas bandas que se van armando, que van armando rutas, que van armando pasos no habilitados, que se conectan con gente de Bolivia para que reciban las especies y hagan todo este trabajo, corrompen a funcionarios policiales de esos lugares; entonces, al final se transforma en una organización criminal que, partiendo de un ilícito menor, luego a eso les pueden agregar perfectamente drogas, armas, especies de caza furtiva».

Nuevas rutas de drogas se trasladan al sur

Sobre el tráfico de drogas, el fiscal Carrera explica que hubo una disminución de este tipo de delitos debido al traslado de las rutas del narcotráfico.

«Durante los últimos años se ha registrado una disminución de las causas por tráfico de drogas en esta región, donde las organizaciones criminales están ingresando grandes cargamentos por otras zonas del país», asegura.

Y agrega que «Arica siempre ha sido una zona de acopio o de paso de la droga, que finalmente tiene como destino final zonas donde hay más poder adquisitivo. En esta materia, tenemos fiscales y policías especializadas que llevan a cabo un intenso trabajo contra el narcotráfico, abordando además el aspecto patrimonial de las organizaciones, donde el objetivo es golpearlos en su patrimonio y dejarlos sin poder adquisitivo, evitando que sigan operando».

«El contrabando acá consiste en gente que compra electrodomésticos o celulares, y los lleva a Bolivia (.). Estas bandas que se van armando, que van armando rutas, que van armando pasos no habilitados, que se conectan con gente de Bolivia para que reciban las especies y hagan todo este trabajo, corrompen a funcionarios policiales de esos lugares; entonces, al final se transforma en una organización criminal (.) partiendo de un ilícito menor».
MARIO CARRERA, FISCAL REGIONAL DE ARICA Y PARINACOTA.

Tráfico de migrantes y homicidios aumentaron en 2020 con casi 100 casos

El tráfico de migrantes preocupa en la Fiscalía de Arica y Parinacota. Solo en 2020 hubo 45 casos, lo que refleja un aumento en relación a 2019, con 38 delitos, y también respecto a 2018, con 26 ingresos ilegales. De todas formas, el peak se alcanzó en 2016, con 69 casos.

Los homicidios, en tanto, registran una tendencia al alza desde 2013, con 14 casos, hasta 2020, con 45. Además, el 2021 comenzó con el asesinato de dos jóvenes en la ciudad de Arica.

Las cifras de la región también revelan que hubo 263 juicios orales durante el año pasado, con 299 condenas, mientras que el ingreso de causas llegó a 21.622, con predominancia de delitos contra la salud (4.622).

Fuente: El Mercurio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *