Mapa del Sitio

Contacto SJM

Arica

Juan Antonio Ríos 1100, Arica

+56 582 277004 |arica@sjmchile.org

Antofagasta

Avenida Bonilla 9198, Antofagasta

+5655224171073 | antofagasta@sjmchile.org

Santiago

Lord Cochrane 104, Santiago de Chile.

+56 2 2838 7560 | info@sjmchile.org

Suscríbete a la página

Síguenos

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
Logo SJM - Colores_edited.png

Jefa Regional Antofagasta

SJM Chile

Conchita de la Corte

La trata no discrimina

18 de abril de 2019

Recientemente tuve la oportunidad de participar en un taller de la Oficina Internacional para las Migraciones (OIM) en el que organizaciones, académicos, dirigentes vecinales, representantes de instituciones políticas y cuerpos de seguridad del Estado aprendimos un poco más sobre la trata de personas y cómo agudizar la vista de modo que podamos detectar los casos que, según reflejan las cifras, estamos “pasando por alto”. Así lo declaró la especialista del organismo internacional en este tema, Águeda Marín, quien insistió en que, en contextos donde la movilidad humana aumenta, se incrementa este delito tan difícil de detectar.

En la Región de Antofagasta se registraron 15 víctimas directas, esto es, un ciudadano turco y 14 mujeres procedentes de Colombia, Ecuador, Bolivia, Paraguay y Chile. Sí, una persona chilena porque el tratante “trabaja con mercancías” y no entiende de razas ni nacionalidades. Tampoco del nivel de estudios porque cualquiera puede caer en sus redes, especialmente si son personas en riesgo de vulnerabilidad económica, han padecido Violencia Intrafamiliar o proceden de un país en crisis.

Nosotros, como Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) estamos, como siempre, disponibles para asesorar en la regulación migratoria de la persona y a orientarla jurídicamente, activando si así lo aprueba, el Protocolo Intersectorial de Atención a Víctimas de Trata de Personas. Vamos a establecer activar sistemas para incrementar el clima de confianza de las posibles víctimas y estar atentos a señales que nos puedan facilitar la detección las mismas, tales como que la persona no sepa su dirección, no tenga las llaves de su casa, siempre esté acompañada por alguien que no aparenta ser un familiar y que además retiene su documentación, reflexionar sobre si la ruta que tomó para llegar al país tiene lógica o si la ropa que viste le hace sentir incómoda, entre otras pistas.

Según la especialista Águeda Marín, si hay tráfico de personas es porque hay demanda y los tratantes no solo aprovechan esa situación, sino también la impunidad social: todos somos responsables cuando miramos hacia otro lado ante el abuso de la mano de obra barata o la cosificación del cuerpo. Además, los hechos y circunstancias son muy preocupantes: dos de cada tres víctimas menores de edad asistidas por la OIM fueron reclutadas por algún conocido y, aunque el  80% de victimas asistidas por la organización lo fueron con fines de trabajo forzado, en Chile, excepcionalmente, mayoría sí por tráfico sexual.

Si usted se percata de la existencia de una posible víctima, trate de establecer un clima de confianza, trate de no juzgar a la persona y, sobre todo, no se haga el héroe. Sea muy prudente porque hay toda una red detrás. Invite a la persona a denunciar y a acudir al Centro de Atención a Víctimas donde, sin duda, encontrará apoyo.

 

Columna publicada en El Mercurio de Antofagasta