Mapa del Sitio

Contacto SJM

Suscríbete a la página

Arica

Juan Antonio Ríos 1100, Arica

+56 582 277004 |arica@sjmchile.org

Antofagasta

Avenida Bonilla 9198, Antofagasta

+5655224171073 | antofagasta@sjmchile.org

Santiago

Lord Cochrane 104, Santiago de Chile.

+56 2 2838 7560 | info@sjmchile.org

Síguenos

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
Logo SJM - Colores_edited.png

Berline Coimin

La experiencia de buscar la integración como migrante

19 de marzo de 2019

La migración  sea humana o animal siempre se  produce por una necesidad de sobrevivir. Pues los cambios que espera la gente a través de la migración son siempre positivos o los mejores, nunca se piensa en diferentes obstáculos que se pueden encontrar. ¿Pero qué hay de las actitudes de los habitantes del país  donde se va a establecer? ¿Se cree poder integrarse? Porque prácticamente la cultura, el idioma, las costumbres, las creencias, son retos en la vida de un inmigrante, no importa de dónde viene. Sin embargo para la sobrevivencia hay que hacer un duelo, duelo que permitirá soltar y tomar actitud que ayudará a la integración.

 

Una de las acciones que podría ayudar también es la aceptación en ambas partes,  el extranjero acepta al chileno y que el chileno no lo vea como enemigo. No es algo difícil, solo hay que tener la mente abierta para contribuir. Por ejemplo, llegue a Chile a una formación religiosa, en este momento aunque fuera migrante no me consideraba así porque literalmente estaba aquí por 2 años, pero al quedarme por más tiempo en el país me veo en la obligación de integrarme, lo hice conversando  con chilenos, participar en sus eventos, estudiar y trabajar con ellos, igual compartí con ellos lo que soy como persona.

 

Pero en este mismo esfuerzo para integrarse no falta alguien que llega para discriminar  y humillar, porque eso pasa en el micro, en el consultorio, en el trabajo, en la comisaria y en centro de educación. Según mi experiencia, todas esas malas actitudes no hacen que algunas personas buenas se queden en el silencio, es decir que no toda la gente de chile discrimina o rechaza a las personas diferentes físicamente a ellos, porque hacen unos meses que 53 personas se alojaron en la Parroquia donde trabajo, los chilenos llegaron bien entusiasmados para aportar con lo que tienen y lo que pueden, también hubo chilenos que estaban en contra de su presencia y reaccionaron mal. Aun así lo más bonito era que buscaban forma de recrear a esa gente, acomodarla para que no se sienten mal, de hecho prepararon algunos alimentos que saben que les iba a gustar, y estas actitudes y acciones generaron una relación muy bonita entre ellos, chilenos y migrantes.

 

Lo quiera o no, compartamos territorio, chilenos  e migrantes, deberíamos tener una relación bien solida, en hacer actividades juntos para conocernos, marchar juntos en contra de los sistemas que nos perjudican, capacitarnos, crecer y eliminar la barreras de los estereotipos en ambas partes y, como dice Martin Luther King en una de sus frases “La oscuridad no puede deshacerse de la oscuridad: únicamente la luz puede hacerlo”. Que seamos luz uno hacia el otro.

 

Así que para construir, podríamos dejar de vernos como enemigos, que el  migrante se quede en su zona de confort porque  no está en su país,  y que el chileno deja de ver al migrante como un pobrecito que viene  a invadir o a impedir el crecimiento de su país. Por lo tanto, si dejáramos atrás estas indiferencias,  juntos  podremos lograr todo, porque la unión hace la fuerza.